Mawlawi Hibatullah Akhundzada es el actual líder de los talibanes que han vuelto a retomar su poderío en Afganistán (AFGHAN ISLAMIC PRESS)
Mawlawi Hibatullah Akhundzada es el actual líder de los talibanes que han vuelto a retomar su poderío en Afganistán (AFGHAN ISLAMIC PRESS)

Tras la indefectible llegada de los talibanes a lo alto del poder en , las dudas sobre quiénes serán las caras visibles y los responsables de comandar el destino de este país saltan a la vista.

MÁS INFORMACIÓN: ¡Debido a la situación de su país! Equipo de Afganistán no participará de los Juegos Paralímpicos 

Y, ante la necesidad de saber más acerca de cómo se repartirá el poder después que el presidente Ashraf Ghani, huyera del país y abandonara el palacio presidencial a los combatientes talibanes, resulta más que válido preguntarse ¿quiénes, finalmente, son los principales líderes talibanes?, y, ¿cuál es su rol al interior del movimiento insurgente?

MAWLAWI HIBATULLAH AKHUNDZADA

Después que Mullah Akhtar Mansour, el anterior líder de los talibanes, muriera a consecuencia de un ataque estadounidense, desde el 25 de mayo del 2016, Mawlawi Hibatullah Akhundzada fue nombrado y reconocido como comandante supremo de los talibanes.

Nacido en 1961, en el distrito de Panjwai, en la provincia de Kandahar, en el entonces Reino de Afganistán, Akhundzada está en lo más alto de la cúpula talibán, es de la etnia pastún y pertenece a la tribu Noorzai.

A pesar de que su primer nombre, Hibatullah, se usa mayormente como nombre de mujer y significa –en árabe– “regalo de Alá”, es considerado “emir al muminin”, que significa líder o príncipe de los creyentes, máximo responsable político, religioso y militar de los talibanes y sus fieles.

Como comandante supremo, a sus 60 años, Mawlawi Hibatullah Akhundzada está a cargo de los asuntos políticos, militares y religiosos del movimiento, y en la década de los 80 participó en la resistencia islamista contra la campaña militar soviética en Afganistán.

También se dice que mantiene vínculos estrechos con la llamada Quetta Shura, los líderes talibanes afganos que tienen su base en la ciudad paquistaní de Quetta.

MÁS INFORMACIÓN: El pequeño “Messi afgano” huyó de su país tras recibir amenazas

ABDULGHANI BARADAR

Precisamente, Abdulghani Baradar –otro de los actuales líderes talibanes afgano– es miembro de la shura de Quetta (Pakistán) o shura de Rahbhari, que es el principal órgano de liderazgo del grupo insurgente.

Conocido como mulá (líder religioso) Baradar Akhund o mulá hermano, es cofundador del movimiento talibán en Afganistán y actual líder político de los talibanes, por lo que también se le considera como uno de sus rostros más visibles.

Nació en la provincia afgana de Uruzgan, en 1968. Bajo el mandato del mulá Mohamed Omar –uno de los más buscados por Estados Unidos– ocupó varios puestos en el aparato militar talibán hasta la invasión norteamericana.

Y aunque tras la derrota de los talibanes en el 2001, Baradar mantuvo una posición de liderazgo y un perfil idóneo para las negociaciones, fue capturado por Estados Unidos y las fuerzas pakistaníes el 8 de febrero de 2010, en una redada en la ciudad de Karachi, en Pakistán.

Pero, ocho años y medio después –en octubre del 2018– Baradar fue puesto en libertad, como parte del plan para facilitar el “proceso de paz” iniciado por el gobierno afgano con el apoyo de Estados Unidos y otros países.

SIRAJUDDIN HAQQANI

Su edad es incierta pero es muy probable que Sirajuddin Haqqani, líder adjunto de los talibanes –conocido como Khalifa o Siraj Haqqani– tenga más de 40 años pues habría nacido entre 1973 y 1980.

Y, debido a que se le responsabiliza como supervisor del combate armado contra estadounidenses y fuerzas de la coalición, aparece en la lista de los más buscados del Departamento de Estado del país norteamericano. Por informar sobre su paradero se ofrece una recompensa de US$10 millones.

Es el líder de la red Haqqani y líder adjunto del comandante supremo talibán, Mawlawi Haibatullah Akhundzada, tendría a su mando la zona este del país, la que colinda con Pakistán.

MOHAMED YAQOOB

Junto con Baradar y Haqqani, se dice que el mulá Mohamed Yaqoob completaría el trío de lugartenientes en el organigrama talibán bajo las órdenes del emir Akhundzada estaría al frente de las operaciones militares del grupo insurgente.

Con alrededor de 30 años, es hijo del difunto fundador talibán y primer emir, mulá Mohammad Omar Mullah Mohammad Yaqoob. Educado en Karachi, Yaqoob.

ABBAS STANIKZAI Y ABDUL HAKIM

Sher Mohammad Abbas Stanikzai y Maulaui Abdul Hakim Haqqani completarían el organigrama o la estructura militar talibán.

Abbas Stanikzai nació en la provincia afgana de Logar en 1963 y figura como responsable de la oficina política de los talibanes en Doha (Qatar). Es una de las caras más visibles del aparato político del movimiento insurgente debido a su actividad diplomática.

Hakim Haqqani, de alrededor de 53 años, es otra de las cabezas del movimiento insurgente y hasta antes de que el presidente afgano Ashraf Ghani huyera del país, estaba al frente del equipo negociador talibán en Doha, sede de las conversaciones entre el grupo armado y el gobierno afgano. Según los expertos, es un dirigente duro y al ser uno de los referentes religiosos más respetados entre los talibanes, es muy cercano a Mawlawi Hibatullah Akhundzada.

¿QUIÉNES SON LOS TALIBANES?

Proveniente de la lengua pastún, la palabra “talibán” significa “estudiantes” y como movimiento fue fundado en las escuelas islámicas de Pakistán, a principios de la década de los 90, tras la retirada de las tropas de la Unión Soviética de la democrática República Islámica de Afganistán.

Desde entonces, su nombre no solo estuvo vinculado a una campaña terrorista-militar y también introdujeron y apoyaron castigos acordes a su estricta interpretación de la ley islámica.

No solo ejecutaron públicamente a asesinos y adúlteros, también castigaban con la amputación a los culpables de robo, obligaban a los hombres a dejarse crecer la barba y las mujeres tenían que vestir un burka que les cubra todo, mientras que las niñas mayores de 10 años quedaron prohibidas de asistir a la escuela.

Como parte de sus prohibiciones también se impidió el uso de la televisión, la música, el cine y el maquillaje, y debido a que muchos afganos hacían algunas de estas cosas en secreto, recibían castigos extremos, por lo que en muchas ocasiones los talibanes fueron acusados de abusos y violaciones a los derechos humanos.