Ndasaki es una tierna gorila que, en su momento, se tras aparecer en un selfie al lado de un guardaparque. Sin embargo, su tierna llegó a su fin cuando dio su último aliento de vida en los brazos de su mejor amigo, el humano que la rescató de las garras de la muerte cuando aún era una bebé.

André Bauma, guardaparques de 49, sostenía a Ndakasi mientras esperaba el final de sus días en el Parque Nacional Virunga, al este del Congo, una de las zonas más inestables y violentas de este país africano por la proliferación de grupos armados.

La gorila dijo adiós a los 14 años, quien en su momento fue rescatada cuando tan solo tenía 2 meses de vida, quien a temprana edad quedó huérfana debido a que su madre fue asesinada por las milicias armadas de dicho país.

En 2007, la familia de Ndasaki fue masacrada, ella sufrió severos traumas por lo que estuvo en rehabilitación, sintiéndose muy vulnerable e insegura para regresar a la naturaleza. Tras darse a conocer este caso, las autoridades congoleñas realizaron reformas para garantizar la seguridad dentro del Parque Nacional.

Tras su rescate, fue trasladada hacia el Centro Senkwekwe al lado de Ndeze, otro gorila huérfano. Ambos se hicieron famosos en internet en 2019 posando para una selfie al lado del guardaparques Mathiue Shamavu.

Shamavu reveló que esta foto tuvo lugar una vez se diera cuenta que ambos animales imitaban sus movimientos, razón por la cual decidió sacarse la imagen que, al ser publicada se hizo viral, alcanzado millones de reacciones como comentarios.

La causa que provocó la muerte de Ndakasi fue una enfermedad prolongada que deterioró rápidamente su estado de salud, por lo que el triste final vino el pasado 26 de setiembre en los brazos de Bauma, quien mantuvo el cuerpo de la gorila apretado contra su pecho.

Las imágenes de los últimos instantes de Ndasaki son tanto tristes como conmovedoras, sobre todo porque se le ve apoyar tiernamente su cabeza sobre el cuerpo de su amigo.

Una vez que su amiga dijera adiós a este mundo, Bauma comentó: “Fue un privilegio apoyar y cuidar a una criatura tan amorosa, especialmente, sabiendo el trauma que sufrió a una edad muy temprana (…) Se podría decir que se parecía a su madre Nyiransekuye, cuyo nombre significa ‘alguien de dar la bienvenida a los demás’.

“Fue la naturaleza dulce y la inteligencia de Ndasaki lo que me ayudó a comprender la conexión entre los humanos y los grandes simios y por qué deberíamos hacer todo lo que esté a nuestro alcance para protegerlos (…) Estoy orgulloso de haber llamado a Ndasaki mi amigo. La amaba como a una niña y su personalidad alegre me hacía sonreír cada vez que interactuaba con ella”, agregó.

“Todos nosotros en Virunga la extrañaremos, pero estaremos eternamente agradecidos por la riqueza de Ndasaki aportó a nuestras vidas durante su tiempo en Senkwekwe, sentenció.

TE PUEDE INTERESAR

VIDEO RECOMENDADO