“Fue una noche inolvidable”: Hugo Savinovich recuerda la mítica pelea entre The Undertaker y Mankind en el Hell in a Cell. (WWE)
“Fue una noche inolvidable”: Hugo Savinovich recuerda la mítica pelea entre The Undertaker y Mankind en el Hell in a Cell. (WWE)

Que hasta hoy, que se acaba de realizar Wrestlemania 36, , es reflejo de la necesidad de nuevas y creativas ideas –y menos flojas– para los luchadores de la industria.

Lo que se vivió esa noche es, hasta ahora, una de las luchas más salvajes que he presenciado y que me ha tocado comentar. Simplemente me dejó sin aire. Y no porque Mankind cayó sobre mí. Cuando Mick Foley fue arrojado por The Undertaker hacia nuestra mesa de transmisión se nos detuvo el corazón. Es difícil de explicar, pero fue como cuando una aspiradora está funcionando bien y repentinamente se desconecta. Todo se paralizó.

Mankind sabía que a nivel técnico no era un Shawn Michaels o un Bret Hart y quiso dar un espectáculo con sello propio. Y lo suyo era la lucha violenta, de mucha acción. Antes de la pelea le comentó a The Undertaker que sentía que podían hacer historia esa noche y así fue.

El día que The Undertaker tiró desde lo más alto del Hell in a Cell a Mankind. (Video: WWE)
El día que The Undertaker tiró desde lo más alto del Hell in a Cell a Mankind. (Video: WWE)

Tras el evento, me acerqué a ambos para felicitarlos. The Undertaker tenía los ojos de vacaciones y a Mankind lo noté con mucho dolor, probablemente más del que alguna vez ha admitido"


A veces yo prefería no saber qué iba a pasar durante las luchas, para que mi reacción sea mucho más apasionada. Cuando esa misma noche, más tarde, volví a ver a Mankind y The Undertaker, eso fue brutal, increíble. Muchas veces la adrenalina va más allá de la propia seguridad, así como las ganas de entregarlo todo y dar un gran espectáculo.

Tras el evento, me acerqué a ambos para felicitarlos. The Undertaker tenía los ojos de vacaciones y a Mankind lo noté con mucho dolor, probablemente más del que alguna vez ha admitido que sintió. Fue una lucha inolvidable, una muestra de entrega digna de un ¡atangana! Lleno de admiración.

Sigue a Hugo Savinovich en .

TE PUEDE INTERESAR