Lewis Hamilton lidera la clasificación de pilotos con 15 puntos de ventaja de Verstappen. (Foto: AFP)
Lewis Hamilton lidera la clasificación de pilotos con 15 puntos de ventaja de Verstappen. (Foto: AFP)

y Mercedes forman un binomio imbatible, indestructible. Si falla uno, está el otro. El inglés se apuntó su quinta victoria consecutiva en Barcelona gracias a una estrategia maestra del equipo de la estrella, y, claro, gracias a una ejecución perfecta de pilotaje con la que arregló una mala salida, en la que Max Verstappen se propulsó hacia el triunfo. A falta de seis vueltas para la meta, Hamilton fulminó al holandés.

Espectacular salida. Verstappen apuró sus escasas opciones y se tiró a degüello. Con la música de Piratas del Caribe en los altavoces del Circuit al llegar los coches a sus posiciones, el holandés saltó al abordaje de la primera posición, aceleró mejor al apagarse los 10 semáforos rojos, se emparejó al final de recta con el inglés, y le cogió el interior de la curva 1 a derecha. Tuvo que volantear ligeramente Hamilton para evitar el toque y Max empezó su fuga hacia la curva 2. Depredador y agresivo Verstappen, arriesgó y ganó. Un killer.

Otros que ganaron posiciones en el arranque fueron Leclerc, de 4.º a 3.º al pasar a Bottas; Ricciardo, de 7.º a 5.º, y Checo Pérez, de 8.º a 6.º. Entre los perdedores, Bottas (-1), Ocon (-2) y Sainz, que caía del 6.º al 8.º puesto. Alonso se mantuvo en el 10.º.

Verstappen, con aire limpio abriendo pista, llegó a almacenar 1,5 segundos de renta sobre Hamilton en la vuelta 8. Entonces se neutralizó la carrera con un safety-car por la retirada de Tsunoda (Alpha Tauri), al que se le paró el motor en la curva 10. Se reagrupó el pelotón y el holandés perdió su ventaja con el inglés. Hamilton acercó el morro al Red Bull, pero Max dio un tirón en la última curva para alejarse en la resalida en la vuelta 11, se distanció lo suficiente para que no le pudiese atacar el Mercedes, evitó la amenaza de adelantamiento y mantuvo el liderato a salvo.

Quien sí perdió una posición fue Fernando Alonso, adelantado por Lance Stroll en la curva 5 en esa resalida de la vuelta 11. El asturiano sucumbió ante el interior que le hizo el canadiense y quedó a merced de los ataques de Vettel, 12.º. Salvó el primer envite en el pit-stop (v.22), en el que Aston Martin fue 1,5 segundos más lento que Alpine cambiando las ruedas. El asturiano salió por delante.

La pugna entre Verstappen y Hamilton vivió su segundo asalto con la parada en boxes. El inglés aceleró para acercarse al holandés y reducir la desventaja de 1,2 a 0,4 segundos, el Red Bull paró en la vuelta 25 para poner neumáticos medios, su parada fue lenta, de 4,2 segundos, y Lewis intentó repelar el crono para salir él delante.

Sin embargo, en las cuatro vueltas que se mantuvo en pista hasta que paró el inglés (v. 29), no pudo meter tiempo a Verstappen, por lo que, pese a que su parada fue más veloz (de 2,7 segundos), Hamilton se reincorporó a pista por detrás, a 6 segundos del Red Bull. Segundo asalto salvado para Max.

Empezaba en la vuelta 30 el tercer asalto: la persecución de Hamilton a Vestappen calzando ambos los neumáticos medios, con los que los Mercedes habían volado en los ensayos. En cuatro vueltas se acercó el inglés de 6 segundos a 1. En la vuelta 34 estaba encima del holandés. Pero Max mantenía unos metros de seguridad en cada rincón para alejarse en la recta fuera del alcance del DRS del inglés. Un corre-que-te-pillo vibrante, del gato inglés detrás del ratón holandés. Una batalla psicológica y de supervivencia, de ahorrar neumático y bajo la presión de no cometer el más mínimo error.

Viendo que la jugada no le llevaba a nada, Mercedes cambió de estrategia: hizo parar a Hamilton, segundo pit-stop, para calzar medios otra vez, en la vuelta 43, y atacar como un loco sobre un Verstappen con las gomas más viejas y menos adherencia. “Esto es de locos, tienen más agarre que nosotros”, decía Max por radio. Al volver Hamilton a pista con gomas nuevas estaba a 23,3 segundos del Red Bull. En tres vueltas ya estaba a 18,3s, dentro de la franja para ganarle la posición en un supuesto pit-stop del holandés, que optó por no volver a detenerse. Y más que se acercaba a cada vuelta el inglés. En cada giro le restaba 1,7 segundos, una barbaridad. Otra cosa sería que le pudiera pasar cuando llegase hasta su trasera.

A falta de 14 giros (v. 52), Hamilton pasaba a su compañero Bottas y se iba directo a posarse detrás de Verstappen, a 11,2 segundos, con 13 vueltas por delante. Al ritmo que llevaba el Mercedes, a base de mejores vueltas de carrera, atraparía rápidamente al Red Bull. Ese momento llegó en la vuelta 59, a solo 7 de meta. Tocaba adelantarlo.

No duró nada el desenlace: al iniciar la vuelta 60, Hamilton se echó encima en la recta y le asestó el hachazo al final de la recta, antes de la primera curva. Adelantamiento limpio y sencillo. Verstappen no tenía ya con qué defenderse, fue derrotado y tuvo que irse a cambiar de neumáticos, al blando, para al menos apuntarse la mejor vuelta de carrera (un punto extra).

“Gran trabajo con la estrategia, bien hecho”, agradecía el inglés a su equipo. “Una combinación perfecta, la estrategia la has hecho funcionar”, le devolvía el halago su ingeniero de pista.



La previa del GP de España

¿A qué hora es el GP de España 2021?

  • 08:00 horas - Perú, Ecuador, Colombia, México
  • 09:00 horas - Venezuela, Bolivia, Chile, Paraguay
  • 10:00 horas - Argentina, Uruguay, Brasil
  • 13:00 horas - España, Alemania, Italia, Francia

Por detrás se colocaron el australiano Daniel Ricciardo (McLaren), 7º en las clasificaciones, el mexicano Sergio Pérez (Red Bull), 8º, el británico Lando Norris (McLaren), 9º, y el español Fernando Alonso (Alpine), 10º.

En el circuito de Cataluña, poco propicio a los adelantamientos, las posiciones en la parrilla de salida son cruciales: en 22 GP de 30, el vencedor salió desde la primera posición. En los otros ocho, sólo tres ganadores no estaban en la primera línea de la parrilla. El peor colocado, el español Fernando Alonso en 2013, había salido desde la quinta posición.

Tras tres mangas (dos ganadas por Hamilton, una por Verstappen), el veterano británico, que apunta a una octava corona mundial, lidera la clasificación de pilotos con ocho puntos de ventaja sobre el holandés.

En la categoría de constructores, Mercedes es líder con 18 puntos de ventaja sobre Red Bull. Es un margen que responde más al rendimiento de los ‘segundos pilotos’ (Bottas en Mercedes, el mexicano Sergio Pérez en Red Bull) que al nivel de sus monoplazas, que parecen en un punto muy similar.

Mercedes ha conseguido la ‘pole’ en las ocho últimas carreras en Montmeló, contando la lograda este sábado. En las siete citas anteriores terminó luego ganando la carrera y únicamente se le escapó el objetivo en una ocasión, en 2016 con Verstappen, que es el gran situado para plantar batalla a la marca alemana, la gran dominadora de la F1 en los últimos años.

TE PUEDE INTERESAR