El de hace 20 años era muy diferente al actual. Contaba con jugadores importantes, pero no lograba armar un buen equipo y más allá de una liga española obtenidas a inicios y fines de los años noventa, la sequía de títulos locales y poca presencia en instancias finales de Champions League durante casi seis años, dejaban mal parado al segundo equipo más ganador de España.

En ese contexto, el defensor mexicano Rafael Márquez llegó al Barcelona la temporada 2003, luego de caerse la contratación del argentino Roberto Ayala, por entonces figura en Valencia. Con el arribo del mexicano, más los fichajes de Ronaldinho, Deco, Eto’o y las apariciones de Xavi, Lionel Messi e Iniesta, los culés volvieron a tener años de gloria.

“Llegué en una época en la que al Barcelona lo tachaban de perdedor, no llegaba a los primeros puestos o siempre se quedaba a orillas de poder ganar algo. Y sí, me siento afortunado porque fui parte de ese cambio, de ese resurgimiento del barcelonismo”, recordó Rafael Márquez, en entrevista para LaLiga.

Para el defensor, el delantero más complicado que le tocó marcar por esos años fue el delantero Raúl. “Era un jugador que imponía, que nunca dejaba una pelota por perdida y siempre luchaba. Un delantero complicado, difícil. No se diga el jugar un Clásico en contra del Real Madrid, lo hacía mucho más especial”.

TE PUEDE INTERESAR

VIDEO RECOMENDADO:

TE PUEDE INTERESAR: