Hirving Lozano llegó al Napoli en la temporada 2019-20 después de haber estado dos años en el PSV Eindhoven. (Foto: Getty Images)
Hirving Lozano llegó al Napoli en la temporada 2019-20 después de haber estado dos años en el PSV Eindhoven. (Foto: Getty Images)

Desde que llegó a Europa con 22 años para sumarse al PSV Eindhoven en la temporada 2017-18, dejó en claro que iba a salir adelante a toda costa, poniendo siempre su desenfrenada personalidad por delante. Esa característica muy peculiar, la cual también se ve reflejada en el ‘verde’, ha hecho que destaque con luz propia para convencer a más de un entrenador. Sin embargo, tal como sucedió el último fin de semana en el triunfo del sobre el Torino en la , su carácter conflictivo puede hacerle pasar por más de un problema.

Después de dos años en el fútbol neerlandés, el mexicano buscó nuevos aires y llegó a Nápoles para el curso 2019-20. Desde entonces, a vista de técnicos como Carlo Ancelotti, Gennaro Gattuso y ahora Luciano Spalletti, ha dejado a relucir lo más crudo de su forma de ser. Lo que pasó el domingo en el estadio Diego Armado Maradona fue una prueba más de ello.

Pero para entender un poco más al atacante mexicano en dicha faceta, haremos un breve recuento de las veces que chocó cara a cara con su entrenador de turno, pues anteriormente en el PSV también había tenido un altercado similar. Rápido por las bandas, voraz para desequilibrar, pero a la vez muy ágil para meterse en líos. Así es el ‘Chucky’ Lozano.

La primera travesura

Cuando aún pertenecía al PSV y justo estaba celebrando medio centenar de partidos en el fútbol neerlandés, Lozano tuvo un cruce directo con su entrenador de aquel entonces, Mark van Bommel. Ese día salió del campo muy enojado, pues no entendía porqué había sido sustituido. Cuando el técnico fue consultado postpartido por la modificación que disgustó al azteca, comentó que lo hizo porque este no había respetado las indicaciones tácticas que le había dado.

Un tema de apatía

Luego de haber trabajado medio año bajo las indicaciones de Carlo Ancelotti, la llegada de Genaro Gattuso al banquillo del Napoli descuadró a Hirving Lozano. Comenzando desde cero, tuvo que remar a contracorriente para ganarse un lugar en la oncena titular.

A pesar de que tras mucho esfuerzo lo consiguió, a mediados de 2020 fue separado del primer equipo de manera sorpresiva. Según se supo a través de la prensa italiana, esto se debió a que Gattuso notó en él cierta apatía en los entrenamientos.

El berrinche del ‘Chucky’

Luciano Spalletti, su actual técnico en el Napoli, había decidido que el atacante mexicano se quede en el banquillo para utilizarlo como pieza de recambio ante alguna eventualidad. Cuando el partido llegó a los 59 minutos, decidió darle rodaje para mejorar la movilidad de su ofensiva ante la inferior propuesta del Torino.

Sin embargo, cuando el técnico italiano quiso cambiar su esquema para asegurar el resultado tras el gol de Osimhen a los 81′, sacó al ‘Chucky’ Lozano para colocar un defensor más. Esto, como era de esperarse, no le gustó nada al azteca y salió del campo de juego echándole unas cuantas miradas de reprobación a su entrenador antes de irse directamente a los vestidores. “Tengo cinco cambios y remplazo a quien quiero”, dijo Spalletti tras el triunfo de su equipo.


Recibe : te enviaremos el mejor contenido deportivo, como siempre lo hace Depor.

TE PUEDE INTERESAR