La leche es uno de los alimentos que se puede consumir caducados. (Freepik)
La leche es uno de los alimentos que se puede consumir caducados. (Freepik)

Es muy común pensar que la caducidad impresa en los es la última fecha en que debemos consumirlos. Sin embargo, Paul VanLandingham, profesor de la Universidad Johnson & Wales en Estados Unidos explicó a WebMD que esta indica el último día en el que el producto está en su nivel más alto de calidad, pero seguirá siendo comestible por algún tiempo después.

Así que, si eres de las personas que tira los productos tan pronto como llega su fecha de vencimiento, podrías estar desperdiciándolos. Mira los 5 alimentos que puedes comer después de su fecha de caducidad.

1. Leche

Su duración depende del contenido de grasa. Por ejemplo, la leche descremada puede durar entre siete a diez días, mientras que la leche entera entre cinco y siete días después de la fecha en el envase, de acuerdo con Eat by Date.

2. Cereal

Si lo abres, puede mantenerse fresco durante cuatro o seis meses. Emily Broad Leib, directora de la Harvard Food Law & Policy Clinic, aseguró a la revista Time que, incluso si dejas la caja abierta y el cereal se pone rancio “aún así no te vas a enfermar”.

Los cereales se pueden consumir una vez caducados. (Pexels)
Los cereales se pueden consumir una vez caducados. (Pexels)

3. Huevo

Kevin Murphy, experto en seguridad alimentaria y saneamiento, dijo a Insider que, cuanto más te acerques a la fecha, menos frescos estarán los huevos, pero esto no significa que sean necesariamente dañinos.

4. Carne

Aunque las carnes y aves crudas solo se conservarán durante unos días en el refrigerador, se pueden preservar después de su fecha de caducidad si las congelas. Food Safety asegura que la carne molida congelada dura de tres a cuatro meses, y un pollo o pavo entero puede congelarse durante más de un año. Si bien, pueden estar secos o pueden no saber tan bien, “son seguros para comer”, explica en un informe.

5. Pescado

Según Eat by Date, el pescado crudo puede durar entre seis y nueve meses si lo congelas. Y, el pescado enlatado, como el atún, puede durar entre dos y cinco años después de su fecha de vencimiento.

Diferencia entre fecha de caducidad y consumo preferente

Fecha de caducidad y consumo preferente son conceptos son muy diferentes. La fecha de caducidad es más restrictiva y se marca con un día concreto. Los que la llevan “son alimentos microbiológicamente perecederos y pueden causar una intoxicación alimentaria”, explica Victoria Castell, jefa del área de Planificación y Auditoria de la Agencia Catalana de Seguridad Alimentaria (ACSA).

En el caso de alimentos más duraderos, se aplica el concepto de consumo preferente. “El elaborador garantiza que el producto mantiene sus características organolépticas, de sabor, olor y textura, hasta esa fecha, siempre que se conserve en las condiciones que se aconseja en el etiquetado”, explica Castell a La Vanguardia.

¿Cómo ahorrar dinero al cocinar?

Evita las verduras ya cortadas

Ser un poco perezoso en la cocina suele salir caro, así que a la hora de ahorrar lo primero es tener un cuchillo y demostrarte a ti mismo que eres capaz de cortar esa cebolla o zanahoria. No te harás millonario, pero si practicas mucho eso del corte puede que te ahorres algunos centavos para un gustito.

Nada de desechar verduras y frutas: cremas y batidos

Aquí no se desperdicia nada, como diría la abuela, y más si queremos ahorrar. Las frutas y verduras que estén un poco marchitas pueden tener una segunda vida en forma de sustanciosas cremas y refrescantes batidos. ¿Un plátano mustio? A la batidora con un yogur y tenemos un delicioso batido.

Haz caldos

No sólo como ingrediente para otras preparaciones, sino para improvisar una sopa salvadora. Comprarlo hecho no siempre es buena idea. Pon un día la olla y preparar unos litros de caldo para, de paso, aprovechar algunas de esas verduras que ya no están para aguantar más tiempo.

Busca productos de temporada

El sentido común es básico a la hora de hacer las compras y pensar en el menú de la semana o el mes. Si somos de ir al mercado será fácil saber qué está de temporada porque será lo más económico. A partir de ahí, sólo hay que pensar qué cocinar con eso que hemos comprado a buen precio en el supermercado.

Cortes de carne más baratos

Ser carnívoro también es compatible con ahorrar. Es más cuestión de saber comprar que de saber cocinar y tener claro que no siempre los cortes más caros son los más exquisitos. ¿Has probado los contramuslos de pollo? Mucho más barato y sabrosos para, por ejemplo, acompañar con un cremoso puré de papas.

VIDEO RECOMENDADO

Consejos de la OMS para tener una vida saludable

Consejos de la OMS para una vida saludable durante la cuarentena

MÁS SOBRE ALIMENTOS





TAGS RELACIONADOS

TE PUEDE INTERESAR: