Uruguay's midfielder #15 Federico Valverde reacts at the end of the Qatar 2022 World Cup Group H football match between Ghana and Uruguay at the Al-Janoub Stadium in Al-Wakrah, south of Doha on December 2, 2022. (Photo by Fran�ois-Xavier MARIT / AFP)
Uruguay's midfielder #15 Federico Valverde reacts at the end of the Qatar 2022 World Cup Group H football match between Ghana and Uruguay at the Al-Janoub Stadium in Al-Wakrah, south of Doha on December 2, 2022. (Photo by Fran�ois-Xavier MARIT / AFP)

Cuando el árbitro añadió ocho minutos más en el Uruguay versus Ghana, y mientras Corea del Sur daba el batacazo con su 2-1 a Portugal, resultado que dejaba fuera a los ‘charrúas’ de Qatar 2022 –pese a ir ganando 2-0–, era inevitable recordar episodios de hace 12 años antes de Qatar 2022. Sudáfrica 2010, duelo de cuartos entre uruguayos y ghaneses, el marcador 1-1 y minuto 120 del suplementario. Luis Suárez, mismo arquero, despejó la pelota con la mano con destino de gol en la línea del arco de Fernando Muslera. Penal para los africanos, quienes por esos instantes tenían al mundo de su lado por la acción antideportiva del ‘Pistolero’, quien se fue expulsado. Asamoah Gyan, figura ghanesa, erró su disparo. Después, la historia es conocida. Uruguay avanzó a ‘semis’ en la tanda, incluyendo la ‘picadita’ de Sebastián Abreu en el último disparo.